A roll of measuring tape and a small pea are on a dinner plate

Trastornos de la alimentación y salud bucal

Los buenos hábitos alimenticios afectan claramente la salud bucal, pero ¿qué pasa con los trastornos alimentarios? Los hábitos dañinos y las deficiencias nutricionales que a menudo acompañan a la bulimia (comer compulsivamente y en exceso) y la anorexia (rechazo a la ingesta de alimentos) pueden tener graves consecuencias en la salud dental.

Efectos dentales de los trastornos alimentarios

Un trastorno alimentario puede causar un daño persistente o incluso permanente en los dientes y la boca. Comprender cómo los trastornos alimentarios pueden dañar los dientes puede ayudar a minimizar el daño permanente.

  • Falta de nutrición adecuada. La limitación de alimentos a menudo conduce a una deficiencia de calcio, hierro, vitamina D y otros nutrientes necesarios para una buena salud dental. Calcio insuficiente promueve la caries dental y la enfermedad de las encías.
  • Calcio insuficiente. Debido a que desempeña un papel en hacer que los huesos de la mandíbula sean saludables y fuertes, la falta de calcio puede hacer que los dientes se aflojen y posiblemente se caigan. Si no obtiene suficiente calcio a través de su dieta, el cuerpo lo extraerá de otras fuentes existentes, como sus huesos y dientes.
  • Falta de vitamina D. El cuerpo necesita vitamina D para absorber el calcio. La vitamina D también desempeña un papel en su sistema inmunológico al actuar como un antiinflamatorio. También puede ayudar a combatir la enfermedad de las encías.
  • Insuficiente hierro. El papel principal del hierro es transportar oxígeno a través de su cuerpo. Si tiene una disminución en la cantidad de glóbulos rojos sanos, la capacidad para combatir infecciones disminuye.
  • Comer en exceso y reflujo. Comer en exceso puede causar un exceso de ácido estomacal. Cuando la comida recula hacia el esófago causa acidez estomacal. Si el ácido estomacal llega a la boca, puede quemar los tejidos bucales y desintegrar los dientes.
  • Vómitos. La purga de alimentos por vómitos autoinducidos causa ácido irritante del estómago. Los vómitos repetidos conducen a un ácido estomacal penetrante que cubre repetidamente los dientes y desgasta el esmalte. La erosión es a menudo tan mala que el esmalte parece translúcido y aumenta considerablemente el riesgo de caries en los dientes. La caries dental puede agravarse con un amplio cepillado o enjuague dental después de los vómitos.
  • Boca seca. El vómito y/o la mala nutrición pueden hacer que las glándulas que producen saliva se inflamen. Esto puede llevar a la boca seca crónica, lo que dificulta la neutralización de la acidez en la boca. Como resultado, aumenta el riesgo de caries, pérdida de dientes e infecciones en la boca.

Prevención de daños en los dientes debido a trastornos de la alimentación

Si tiene un trastorno alimentario, su dentista puede sugerirle formas de proteger sus dientes.

  • Los tratamientos con fluoruro pueden fortalecer el esmalte dental.
  • Las pastas dentales, los chicles o las pastillas de mentas que contienen un sustituto del azúcar llamado Xylitol, también pueden ayudar a promover la producción de saliva, previniendo la boca seca y las caries.
  • Un protector bucal puede minimizar los efectos del ácido estomacal en sus dientes.

Buena higiene bucal y trastornos de la alimentación

  • Enjuague con agua potable la boca después de vomitar
  • Espere al menos 20 minutos antes de lavarse los dientes después de vomitar.
  • Cepille los dientes verticalmente, desde la línea de la encía hacia los extremos, lo que permite que las cerdas del cepillo de dientes alcancen entre los dientes. Use un cepillo de dientes flexible y una crema dental no abrasiva, idealmente una formulada para proteger el esmalte.