A young woman is at the dentist getting her teeth check

Prevención y tratamiento de la enfermedad de las encías

Uno de los problemas de salud bucal más comunes es la enfermedad de las encías. También es una causa importante de pérdida de dientes en adultos.

La Academia Estadounidense de Periodoncia (AAP) estima que aproximadamente tres de cada cuatro estadounidenses padecen alguna forma de enfermedad de las encías, desde casos leves de gingivitis hasta la forma más grave conocida como periodontitis.

Causas de la enfermedad periodontal

La enfermedad de las encías ocurre cuando la placa dental no se elimina al cepillarse los dientes a diario. La placa dental es una sustancia pegajosa compuesta de restos de alimentos y saliva y que prospera en las superficies internas de la boca. Junto con sus toxinas, las bacterias en la placa dental degradan los tejidos de las encías.

La gingivitis se produce cuando su cuerpo reacciona con una respuesta inflamatoria que produce encías enrojecidas e inflamadas.

Enfermedad avanzada de las encías o enfermedad periodontal, que infecta los tejidos que soportan los dientes. A medida que el tejido es atacado y la infección empeora, puede ocurrir una pérdida de dientes.

Si nota alguno de los siguientes signos de advertencia de enfermedad de las encías, vea a su dentista.

  • encías rojas, hinchadas o sensibles.
  • sangrado al cepillarse o usar hilo dental
  • encías que se retraen de los dientes y / o dientes sueltos o separados
  • áreas rojas, blancas o hinchadas en cualquier parte de su boca
  • mal aliento persistente

Puede tener una enfermedad periodontal y no saberlo; así que asegúrese de visitar a su dentista con regularidad. La enfermedad periodontal se puede detectar al medir el espacio entre los dientes y las encías.

Ciertos factores aumentan el riesgo de enfermedad periodontal:

  • fumar
  • diabetes
  • estrés
  • herencia
  • dientes torcidos
  • inmunodeficiencias subyacentes (por ejemplo, SIDA)
  • empastes que se han vuelto defectuosos.
  • tomar medicamentos que causan sequedad en la boca
  • puentes dentales que ya no se ajustan adecuadamente
  • cambios hormonales, como con el embarazo o el uso de anticonceptivos orales

Si no se trata, la enfermedad de las encías puede llevar a varias otras afecciones médicas graves, como la diabetes, y la enfermedad cardíaca, junto con el parto prematuro y bebés de bajo peso.

Prevención y tratamiento de la enfermedad de las encías

La buena higiene bucal puede prevenir la enfermedad de las encías. Siga estos pasos para mantener dientes y encías saludables.

  • Practique el cuidado dental regular, que incluye cepillarse después de cada comida y antes de acostarse, y usar hilo dental al menos una vez al día
  • Visite a su dentista dos veces al año para una limpieza profesional. Cuando la placa se acumula, puede mineralizarse, atrapando manchas y convirtiéndose en sarro. Una vez que se ha formado el sarro, solo su dentista o higienista puede eliminarlo

Si desarrolla periodontitis avanzada, el hueso y los tejidos de soporte alrededor de los dientes se ven afectados. Es posible que sus encías y dientes necesiten tratamiento quirúrgico o extracción.

  • Reducción de la bolsa periodontal: si el tejido de las encías no se ajusta bien alrededor del diente y no puede mantener limpia el área de la bolsa periodontal profunda, puede ser candidato para una reducción de la bolsa periodontal. Al replegar el tejido de la encía, su dentista o periodoncista puede eliminar las bacterias infecciosas y las áreas blandas del hueso dañado, lo que permite que el tejido de la encía se pegue al hueso sano.
  • Injertos de encías: las raíces expuestas debido a la recesión de las encías se pueden cubrir con injertos de encías donde se toma tejido de su paladar o de otro lugar y se usan para cubrir las raíces de uno o más dientes. Cubrir las raíces expuestas ayuda a reducir la sensibilidad y protege las raíces de la descomposición, al mismo tiempo que detiene la recesión de las encías y la pérdida de hueso.
  • Injerto óseo: este procedimiento quirúrgico promueve el crecimiento del hueso donde fue destruido por la enfermedad periodontal. Para ayudar a su cuerpo a regenerar de manera efectiva el hueso y el tejido, su dentista o periodoncista eliminará las bacterias y luego colocará hueso natural o sintético alrededor de la pérdida ósea, junto con proteínas que estimulan los tejidos.
  • Implantes dentales: si debe extraerse algún diente, se le puede colocar un implante dental. Esta es una raíz de diente artificial que se inserta en la mandíbula para sostener un diente de reemplazo.